Calvicie Ciudad de México

Primero…mi historia.

Seguramente llegaste hasta aquí porque estás perdiendo el cabello -si no es que ya lo perdiste y te aferras a los vestigios de tu antes grandiosa cabellera- y quieres hacer algo al respecto. Déjame decirte que estás en el lugar correcto, aunque tal vez de una forma e impacto inesperado para tu vida. Tranquilo chavo, son buenas noticias 🙂 .

Antes de tomar tratamientos o correr a hacerte un injerto, lee lo que tengo que decir.

Déjame contarte mi historia, que creo te podrá ayudar en algo…

Mi nombre es Rafael, nací en la ciudad de México en 1991, tuve una infancia feliz, bla bla bla, no nos importa. Habiendo vivido hasta los 13 años con una cabellera como la de cualquier otro de mis amigos, empecé a perder el cabello. Era algo que no podía creer para mi temprana edad y que negaba rotundamente, pero con el paso del tiempo me daría cuenta que era el inicio de un caso temprano de alopecia.

A diferencia de muchos, mi cabello no se caía a mechones ni mucho menos, sino que veía a lo largo del día como caían lentamente cabello tras cabello formando un evidente patrón en el frente de mi cabeza…mi hermoso copete se esfumaba entre mis dedos.

Para mis 14 años ya era muy notoria la falta de cabello, por lo que tenía que recurrir a peinarme de diferentes maneras. Siempre intentaba cubrir los huecos que dejaban ver mi cráneo, esperando que en algún punto disminuyera la caída por si sola. Al no ver mejoras, a los 15 años decidí intentar todos los tratamientos posibles. Cuando digo todos, es todos, desde Folicure, Shampoo Cre-C, Rogaine, y tratamientos milagro.

Cuando cumplí 18 ya era ridícula la condición de mi calvicie, por lo que decidí hacer algo más drástico. Había llegado a México un nuevo tratamiento de origen colombiano que se suponía era la cura para la calvicie, así que convencí a mis padres que me apoyaran para conseguirlo, no quería llegar a mis 21 años completamente calvo. Comencé a tomar tratamientos clínicos de Minoxidil, estos incluían todo el show: shampoos, pastillas, un spray que te rocías dos veces al día y que arde como los mil demonios, una sesión mensual de 21 inyecciones en el cuero cabelludo (si el spray arde, imagínate 21 inyecciones consecutivas en la cabeza). Con este tratamiento comencé a ver resultados y a sentirme feliz, ya que comenzaba a recuperar el cabello.

Ya que el cuerpo es sabio y sabe todo lo que le metes,  crea resistencia a estos químicos, lo que hace que tu tratamiento tenga que aumentar las dosis gradualmente mientras lo sigues tomando; con el hermoso gancho que si lo dejas de tomar, perderás todo el cabello que recuperaste.

Cuentan las historias que el Minoxidil era originalmente un medicamento para el corazón, cuyo efecto secundario era el incremento en la cabellera de los pacientes. Las farmacéuticas lo aislaron, embotellaron y vendieron como solución para la alopecia. Nada más como dato curioso. Continúa la historia.

Al paso del tiempo comencé a ver cómo mi piel se volvía cada vez más reseca, áspera y con tonos grisáceos, mi estado de salud era cada vez más frágil y no me sentía del todo bien, fue entonces cuando me pregunté – ¿Vale la pena poner en riesgo mi salud, bienestar y calidad de vida solamente por tener cabello? – la respuesta es un evidente y rotundo – ¡Por supuesto que no! – envenenarse lentamente con químicos es una cosa absurda.

Fue entonces cuando a los 19 años tomé la mejor decisión de mi vida…rasurarme la cabeza.

El mismo día que me rasuré, decidí salir de fiesta con mis amigos. Cuando con cabello me costaba mucho trabajo y múltiples rechazos obtener el teléfono de una chica, ese día parecía que era el tipo mejor parecido de todo el lugar, todas se acercaban a bailar conmigo (no soy feo, pero tampoco estoy que me caigo de galán). Entonces fue cuando me di cuenta de todo lo que me había perdido al estar escondiéndome detrás del falso sentido de seguridad que te da el tener cabello.

Lo que haces a tu persona al intentar de esconder una de tus facciones tiene un claro efecto en tu personalidad. No te aceptas como eres, no te quieres como eres…y la gente puede verlo. El mejor atractivo de un hombre es la confianza, si intentas cubrir una de tus características, créeme que nunca exudarás confianza.

Esto aplica no solamente a la calvicie, realmente es un principio y una forma de vida con la cual debes vivir siempre, sin importar los defectos físicos que tengas. Debes de aceptarte como eres, y quererte como tal.

Claro que tiene sus desventajas, estadísticamente, el look pelón es el que algunas mujeres (y algunos hombres si ese es tu caso) encuentran menos atractivo, pero es solamente uno de muchos aspectos que las personas toman en cuenta al encontrar a una persona atractiva o no. Es por esto que no tienes absolutamente nada de que preocuparte, creeme que hay greñudos más feos que tú y que tienen pareja; pero son feos con confianza.

Desde aquel día, me he convertido en un ente dedicado a la mejora de mi persona, ya que para mí ha sido el paso más importante en mi evolución como ser humano. Haberme rapado (rasurado la cabeza) ha sido simplemente la mejor decisión que he hecho en mi vida, la cual también me llevó a otros pasos decisivos como dejar de fumar, hacer más ejercicio, vestirme mejor y al final, restablecer por completo mi confianza.

Hoy a mis 26 años, 7 años después de haberme despedido para siempre de mi cabellera, me siento mejor que nunca. Tuve grandes conquistas con las mujeres y actualmente estoy con una mujer hermosa que resultó ser el amor de mi vida, a quien ni en sueños hubiera podido conquistar con “cabello de tratamiento”.

Así que mi hermano, el mejor consejo que te puedo dar es:

Deja de esconderte y acéptate como eres.

Si sigues este blog, te podré dar consejos acerca de todo lo que he aprendido a lo largo de este tiempo. Desde experiencias y aprendizajes personales, hasta consejos para que sepas cómo rasurarte correctamente la cabeza, qué máquinas de afeitar son mejores, tips para cuidar de tu cuerpo, looks que se ven mejor en un hombre calvo. En fin, todo lo relacionado acerca de cómo puedes verte y sentirte mejor estando pelón.

Si sientes alguna inquietud, contáctame y estoy seguro que podré ayudarte.

¡Bienvenido al estilo de vida de Chilango Pelón!

Anuncios

2 Comentarios

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: