Calvicie. La persona que me abrió los ojos.
Calvicie,  Superación Personal

La Persona que me Abrió los Ojos

La Persona que me Abrió los Ojos

El Tiempo No Pasa en Vano

Hace unos días, mientras comíamos con la familia, platicaba con mi madre acerca de mi proyecto con este blog. Estábamos con mi novia, mi hermana y mis padres. El tema se transformó en una de las clásicas conversaciones de familia, con anécdotas y bromas recurrentes que gravitan alrededor de experiencias pasadas, que aunque puedes predecir la entrada y salida de una u otra broma en momentos particulares, no por eso son menos graciosas.

“¡Nombre chamaco! Yo a tu edad todavía tenía cabello…era conocido por mi copete de Elvis”. Dice mi padre sarcásticamente, mientras pasa su mano por su característico peinado de “queso oaxaca” con el que peina sus escasos 3 cabellos hacia atrás con gel para peinar. Obviamente, todos reímos.

“¡Yo recuerdo perfectamente!” exclama mi mamá. “El día en que tu abuelo te decía –¡Rápate Rafa!, ¿para qué intentas disimularlo? ¡mejor pélate! – y, ¡sí que tenía razón!”. Mi mamá y su familia son muy efusivos, créeme que si estoy incluyendo tantas exclamaciones, no estoy exagerando jeje.

Para este momento, no tenía presente que mi abuelo fue la primera persona en decirme que debía dejar de sentirme acomplejado por mi calvicie a una edad tan temprana. Tenía tan solo 16 años cuando mi abuelo me dio ese sabio consejo y mi cabello ya daba vergüenza por su escasez. Él fue quien sembró la idea en mi cabeza y desde entonces no se ha ido.

Por un par de años intenté de luchar contra la calvicie con los medios tradicionales como tratamientos, shampoos, etc., pero en un caso como el mío, no tenían ningún efecto. Tenía que usar dosis tan altas que causaba estragos en mi salud. Me rasuraba la cabeza ocasionalmente, cuando mi cabello crecía hasta verse ridículo otra vez, entonces me volvía a rapar. Finalmente, alrededor de mis 19 años, fue que por fin decidí ser pelón permanentemente. Puedes leer Primero…mi historia. si quieres saber más detalles de mi batalla con la calvicie.

Este recuerdo me llevó a reflexionar en las palabras de mi abuelo, quien era una persona sumamente conservadora, tradicional entre los más tradicionales, sumamente religioso, con un carácter fuerte, pero siempre muy cariñoso con toda su familia. Era muy bien parecido, incluso en sus últimos años de vida, siempre bien arreglado, bajo de estatura, con radiantes ojos azules y calvo (claramente). Como cualquier abuelo, tenía los mejores consejos para conquistar mujeres. Llevarles “serenata” era su técnica especial (si me lees desde otro país, una serenata es cuando llevas una banda de mariachis al balcón de tu amada para declarar tus intenciones de conquista), pero sobre todo, él era una persona brutalmente honesta.

No tenía pena en decir una fuerte crítica a tu persona sin previo aviso, expresaba lo que pensaba…sin filtro. Mis hermanas recuerdan muy bien comentarios como “¡Estás bien gordita!” y declaraciones semejantes que podían herir susceptibilidades.

Probablemente, el hecho que haya sido él quien me dijera que me rapara la cabellera en vez de intentar ridículamente de disimular mi calvicie, causó un mayor impacto en mi. Como dice el dicho: mejor morir de pie, que vivir de rodillas.

Mi abuelo vivió hasta los 95 años de edad, tuvo un rancho en Michoacán, es de la época en que se andaba a caballo con pistola, como en los clásicos del cine mexicano de Pedro Infante y Jorge Negrete. En sus propias palabras, cuando era joven, era “mujeriego, borracho y jugador”, migró a la Ciudad de México con 4 hijos (entre ellos, mi madre) y se retiró en Guadalajara, Jalisco. Era una persona que nunca se iba a avergonzar de nada, que te diría las cosas como son y que te diría que te aceptaras como eres. Vida es lo último que le faltó a mi abuelo, por lo que la experiencia le salía hasta por las orejas.

Él fue un ejemplo de  de vivir sin vergüenza de quien eres, de ser un persona sin filtro, saberte realmente cómodo contigo mismo y resaltar tus cualidades más importantes. Si estás calvo, entonces sé realmente calvo, si eres bajo, no lo escondas, hazlo tuyo.

Él nunca me dijo cómo actuar ni cómo manejarme, pero su ejemplo dejó un fuerte impacto en mi vida. Al ver la persona en que me he convertido, no puedo evitar darme cuenta que, afortunadamente, aprendí esa característica de mi abuelo y hoy te comparto esa misma forma de pensar.

Si crees que tener cabello te va hacer sentir mejor acerca de quien eres, te equivocas. Si piensas que tener dinero, buen cuerpo, ser más alto, tener otro color de piel, de ojos, te va a hacer sentir mejor contigo mismo…te sigues equivocando. Todo eso no te hará sentir mejor en lo absoluto por una razón muy sencilla: tú no eres así.

Intentar cambiar solamente va a sembrar inseguridades en tu interior, que crecerán con el tiempo, hasta que sus raíces sean tan profundas que ya no las podrás remover.

Te estás diciendo a ti mismo que no eres suficiente, que necesitas cambiar, que tal vez podrías ser un poco mejor. Lo que no sabes es que ya eres suficiente, pero te lo debes creer.

Si te estás quedando pelón, rápate, si eres chaparro, deja de usar plataformas, si eres demasiado alto, no te encorves. No intentes cambiar aquello que es parte de ti, acéptalo, úsalo, crece y mejora.

Tú quieres a otras personas por quienes son, a pesar de sus defectos. Empieza a aplicar ese mismo principio contigo; quiérete a ti mismo como eres, con tus defectos y fallas. Solamente de esa manera encontrarás el verdadero autoestima. Tal cual como dice la palabra, queriéndote a ti mismo.

Vive como mi abuelo…sin filtro.

Anuncios

Blogger aerca del estilo de vida Pelón. Todo para verte y sentirte increíble con la cabeza rasurada.

2 Comentarios

  • Felicidades

    Bravo ! Bravisimo 🙂 !! llevo tiempo siguiendo tu blog y apuesto que hay varios mas, pero ya sabes como es el mexicano jajaja , te deseo el éxito con este blog ya que si estas ayudando mucho. 🙂

    Deberías hacer mas publicaciones así.

    Experiencias de como conociste a tu mujer si ya eras calvo o no jajaja empleos etc no sé :/ para algunos es muy difícil como a mi.

    • Chilango Pelon

      ¡Muchas gracias por el apoyo! Son estos comentarios los que me animan a seguir adelante. Tomaré mucho en cuenta tus sugrencias. Espera las nuevas notas 🙂

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: