No importa de dónde vengas o cuál sea tu vocación en la vida, los hombres calvos somos representados por ellos que la han hecho en grande. Son una inspiración para todos y un ejemplo que la calvicie bien asumida, puede ser un símbolo de poder y estatus.

Demuestra quién es el jefe. Piensa por un momento. Si no es en tu trabajo, al menos tendrás algún conocido que es pelón, ahora pregúntate a ti mismo, ¿tiene un buen puesto? 

Te sorprenderá que la respuesta a esa pregunta es mucho más positiva de lo que esperabas. No es que necesariamente sean los directores generales, pero sin duda estarán en un puesto de liderazgo y rara vez serán simples “lleva café”.